unete
Formación

La formación de todas las personas que forman una organización es una condición necesaria para que la misma pueda sacar el máximo rendimiento de sí misma y para que encuentre su camino hacia la excelencia.

En la actualidad nos encontramos en que todo el mundo puede producir de todo, en cualquier lugar con calidad y costes similares, la organización que pretende apostar por competir en esas áreas lo tiene bastante complicado pues aun y en el caso de que logre tener en algún momento una ventaja competitiva en esos factores, esa ventaja competitiva será tan tenue y tan poco estable que en la mayoría de casos no merecerá apostar por ahí, pues fácilmente podrá ser rebasada y superada por sus competidores.

Lo contrario lo encontramos en la organización que apueste por la diferenciación de la competencia en base al valor añadido que supone tener una organización, un capital humano formado en todas sus parcelas puede lograr tener una ventaja competitiva casi insuperable.

Y es que una organización formada no solo nos aportara una ventaja competitiva por el conocimiento que adquiere de cara al exterior, sino que una buena formación constante, nos aportara ser más competitivos a la empresa por saber más que nuestra competencia, sino por saber aplicar también ese saber a la optimización y mejora de todos nuestros propios procesos internos, de todo ello radica la importancia de una buena formación.